Desde niña no fui buena para los deportes, ni para las manualidades, pero si era buena para hacer shows, a pesar de no ser la gran bailarina ni mucho menos cantante, me encantaba el escenario, el maquillaje, el vestuario y todo lo que brillara, sin embargo tenía un talento: hablar y de pasada hacer reír con lo que decía. Me recuerdo narrando historias y a mi abuelo llamándome “La loca” desde muy pequeña, siempre riendo, jugando e inventando nuevos personajes.

La psicología

Algunos al conocerme creen que soy actriz, pero no lo soy, soy psicóloga de profesión, una carrera compleja y llena de desafíos personales, pero hermosa por la posibilidad de poder encontrarme con un otro y sorprenderme de la vida y sus historias.

Actualmente trabajo como docente en una escuela especial con niños y adolescentes en situación de discapacidad, donde facilito espacios de aprendizajes centrados en el juego como principal metodología, promoviendo el desarrollo de habilidades blandas tales como: expresión oral y gestual, reconocimiento y gestión de emociones, comunicación, trabajo en equipo, autoestima saludable entre otras. Los resultados positivos que he obtenido de este proceso de aprendizaje innovador me inspiran a crear nuevas dinámicas y juegos que potencien lo mejor de los niños y también lo mejor de mí.

Clown, amor a primera risa

Hace un par de años llegue a ser payasa solamente por error, tomé un taller de técnica teatral del clown para avanzados, yo no sabía nada sobre el tema, sin embargo ahí me quede, siendo este el puntapié inicial de un camino lleno de aprendizajes.

El clown o payaso, es un personaje reconocido en la cultura popular, es un ser lleno de inocencia, magia y sorpresa, que mira el mundo desde el asombro y vive intensamente el presente (algunos

ejemplos clásicos de payasos en la historia: Chaplin, Chavo del 8, Buster Keaton, Chapulin entre otros). La filosofía que sustenta el quehacer del payaso es aceptar los fracasos de la vida, esos pequeños y cotidianos fracasos, como correr por la micro y ésta no te pare y te quedas ahí mirando mientras se va, tropezarte en plena calle, tartamudear frente a quien te gusta, o los fracasos un poco más grandes: que te echen de un trabajo, que un proyecto no funcione, una enfermedad e incluso la muerte. El payaso nos enseña a tomar el fracaso como un espacio de vida, una posibilidad gigante de aprendizaje, donde cada vez que fracasas puedes mirar al público y compartir esa risa y placer de estar en escena compartiendo tu humanidad.

El payaso en la actualidad no sólo tiene su espacio de intervención en el circo, también lo podemos encontrar en la calle, teatro y hospital. Es este último contexto el que más me ha enamorado, para mí el clown de hospital es el amor de mi vida, interviniendo en este lugar nunca he sentido el corazón tan rojo, tan lleno de todo.

El clown hospitalario es un oficio que requiere capacitación, como cualquier trabajo serio y profesional, se trabaja en base a la técnica teatral del clown, donde la improvisación se da en todo momento, así vas recorriendo los pasillos, creando situaciones y momentos de magia, de complicidad con el personal de salud, familias y pacientes, por medio de música y burbujas. Como profesional debes trabajar desde tu propia gestión emocional, tener una escucha activa y muy respetuosa, aceptando las necesidades del espacio de salud. El payaso hospitalario para mi es una muestra de la necesidad que existe de humanizar estos espacios, desde la contención y el respeto por la emociones.

GOSO: crea, juega e integra

Luego de salir de la universidad y enfrentarme al mundo laborar como psicóloga y payasa, me doy cuenta de las pocas posibilidades de trabajos creativos e innovadores que existen, y como casi todas las ofertas laborales se enfocan más desde la reparación que desde la promoción de la salud.

Es en ésta incansable búsqueda donde me encuentro a GOSO, gestora creativa de la felicidad, bienestar y desarrollo humano, donde diseñamos y facilitamos experiencias gosadoras de aprendizaje, servicio, bienestar e innovación, en espacios colaborativos para el desarrollo integral de personas y equipos, por medio de talleres, capacitaciones, charlas, programas de formación entre otras.

Es así que todos los días me despierto agradecida por trabajar con amigos, por crear, por ser valiente y arriesgarme a emprender y construir mi vida desde mis sueños.

Caliclown lll Encuentro Internacional de Payasos Hospitalarios

Como GOSO fuimos seleccionados para participar del III Congreso Internacional de Payasos Hospitalarios “Escoge tu camino” organizado por Caliclown que se realizará en la ciudad de Cali, Colombia, del 25 al 30 de Abril del 2017, que se llevará a cabo en Hospital Universitario del Valle y distintos centros culturales de la ciudad.

Nuestra ponencia se titula “Crea, juega e integra: el payaso como agente de cambio social”, que resulta de una fusión entre mi investigación de pregrado como psicóloga sobre los efectos del payaso hospitalario en salas de oncología infantil y la metodología de trabajo que utilizamos en GOSO, centrada en la filosofía del clown, como agente de cambio en las organizaciones, comunidades y educación. Como GOSO queremos dar a conocer cómo el impacto del clown favorece y fortalece el crecimiento grupal e individual de una organización, los beneficios sociales y relacionales que este conlleva.

Amor y libertad

Si tuviera que sistematizar algún aprendizaje sería simplemente una invitación abierta a tod@s: si tienes un trabajo que no te apasiona, sigue tejiendo bajo tu escritorio tus sueños, y a la primera oportunidad escoge tu camino, busca quienes tengan sueños similares a los tuyos, y muchas veces dejar escuchar esas voces (que suelen ser de personas muy cercanas a nosotros) que nos dicen: ¡mejor quédate en este trabajo, que es plata segura! Arriesguen como el payaso, fracasen si es necesario, sigan ese impulso que siempre nos lleva a un lugar nuevo, mezclen sus pasiones, no seamos seres tan dicotómicos, como ésta sociedad quiere que seamos, si eres abogado y músico, si eres cocinero e ingeniero, mezcla y crea algo completamente nuevo.

A mis 28 años la psicología es el ojo con que miro la vida y el clown es el corazón, esa es mi trinchera, desde donde puedo ser crítica, política y transformadora, desde algo tan humano como lo es el contener, emocionarme, y conectarme con un otro, para mí un acto de verdadera revolución.

www.goso.cl

www.caliclown.com

Por Dafne Schneider

Colaboradora Motivadas