Fundación Chile Wave

Javiera Castro, 24 años estudiante de Arquitectura Universidad Andrés Bello, Co Founder Chile Wave.

EXPERIENCIAS Y CONVICCIONES

 Siempre he pensado de qué manera nos hacemos responsables de nuestras injusticias y de las ajenas, específicamente, de esas desafortunadas realidades que nos conmueven, nos tocan la fibra pero que pocas veces logran movilizarnos, sobre todo porque no nos pertenecen.

Me dijeron una vez que era producto de la juventud, refiriéndose a la extrema sensibilidad de luchar por otros. Espero de todo corazón que, si eso es cierto, me dure siempre.

Tuve la fortuna hace unos años de formatearme y desprejuiciar todo tipo de pensamientos y sentimientos hacia los demás, siempre he tenido esa capacidad un poco desarrollada pero seriamente creo que logré un nivel mayor. No sabría decir cómo llegué a eso, pero supongo que es parte de mi sensibilidad y claramente un punto débil en mi vida, en un momento comencé a ser más consciente de mis actos y automáticamente esto me condujo hacia la empatía.

Entre invierno e invierno, un año fui a regalar ropa y comida al tirso molina, estación Mapocho. Caminando hacia el mercado, en el parque de al frente grité hacia adentro de una carpa a ver si salía alguien más porque tenía varios pares de zapatillas por seguir regalando. Ahí apareció Cristian Lay, alias “el pajarito”. Un fiel amigo y el rey del chiste. Detrás de él, siempre todo su grupo de amigos callejeros, entre ellos varias mujeres que me costó lograr conversar al principio porque eran ellas las dueñas del territorio. De alguna manera cuando empecé hacer más frecuentes mis visitas fui una más de la tribu, los más curahuillas que retaba siempre por que cruzaban la calle con luz roja, paraban el tránsito para que yo pasara jajaja, conversábamos de la vida por largas horas, me acompañaban al terminal de buses hasta dejarme arriba del intermodal y bueno, por mi parte también los ayudé muchas veces a vender parche curitas entre otras cosas.

Con el tiempo fui asimilando estas realidades tan carentes de recursos, como una responsabilidad que hasta cierto punto me pertenecía. Cuantas veces hemos pasado por estas calles, hemos mirado con detención esto que pasa y nos transformamos en testigos. Un día mi madre cuando pequeña me dijo: “Si ves un robo y lo omites, tú también robaste”. Así es como me he sentido siempre.

DESAFÍOS                                                                                                                          

Entonces me planteé lo siguiente: “Si de alguna manera tuviera que hacerme cargo de esto, sin volverme loca por que como persona natural es imposible erradicar la vida en la calle, la pobreza y la delincuencia, entonces el desafío estaba en crear un plan en que por sí mismo fuera capaz de aportar en la raíz de estos problemas para que en un futuro pudiéramos disminuir esta brecha social”.

PROYECTOS, VOLUNTARIADOS Y EJECUCIÓN

Así partí un día. Me propuse crear un programa educativo que llegara a zonas de escasos recursos en Chile.

Hace exactamente 1 año (Abril 2016), desperté un día, dejé de PREocuparme y comencé a OCUparme. Salí de mi zona de confort y del discurso que me hacía cada vez mas parte de los que sufren, de los ignorados, apartados de la sociedad y del sistema. Tomé todas las herramientas que pude desde mi realidad y durante meses trabajé para analizar cuál era mi capital cultural heredado y adquirido a lo largo de mis 23 años, para hacerlos tangibles, formatearlos, propagarlo en territorio y así llegar a todos aquellos que no corrieron mi misma suerte. Así descubrí que para hacer efectivo esto, el único camino era la ejecución.

El Nacimiento del “Proyecto Educativo: Surf inclusivo en las costas de Chile” 

Así partí trabajando en GiveSurf Chile. Conocía a Diego Posselt, en ese entonces Director Ejecutivo de la Fundación y quien me orientó a trabajar en la creación de un programa que entregara herramientas de una manera mas integral a los niños de escasos recursos que participaban de estas clases de surf en las costas de chile.

Tiempo después este programa comenzó a crecer inesperadamente, pero a base de duro trabajo. Mi madre, directora de un colegio público y toda la vida dedicada a la docencia (estos últimos años con algunos alumnos en riesgo social), me daba feedback, de respaldo tuve muchos estudios de Educación Psicoemocional que leí (“Para educar hay que emocionar”), talleres de liderazgo que asistí, en resumen, todo el material que tuve a mi alcance más el que me entregó mi entorno, se tradujo y materializó al “Programa educativo de Surf”. 

INDEPENDENCIA

Con el tiempo me independicé. Desarrollé intensivamente este texto. Posteriormente, apareció una voluntaria, Javiera Cornejo Schilling, Psicóloga deportiva y master en ciencias del deporte y el ejercicio. Juntas nos unimos y comenzamos a trabajar emprendiendo ideas. Seguido de eso, sentimos la falta de un profesional de la educación en el área deportiva, asi es que se unió Paula Molina Morbiducci, Profesora de Educación Física, quien vibraba con esta causa que había detrás del programa.

En Diciembre de 2016 decidimos crear nuestra propia fundación. Conformamos un organismo sin fines de lucro llamado “Chile Wave” que promoviera la salud mental y la inclusión a través de deportes de acción, principalmente el Surf. En ese entonces, Javiera Cornejo estaba haciendo lazos con la fundación One Wave de Australia, quienes promueven la consciencia de la salud mental a través del surf y ya en su 4to. Aniversario, se encuentran propagados en 25 playas alrededor de todo el mundo.

Curiosamente no estaban en Sudamérica, por lo que esta gestión de hacer alianzas nos pareció una gran oportunidad de traer este modelo de encuentros fluorescentes de Surf que reúnen libremente a personas en torno al deporte y entablan conversaciones interesantes respecto a la salud mental.

*Actualmente somos embajadoras de One Wave en Chile y Sudamérica.

PROYECTOS CHILE WAVE

Como somos tres integrantes, las ideas vuelan siempre y por cierto, abundan! entonces, el programa educativo que hicimos lo destinamos al norte donde se postuló a distintos fondos concursables regionales orientados al deporte en zonas de escasos recursos y, funcionando en forma paralela, teníamos empezando estos encuentros fluor en torno al surf. Esta idea decidimos realizarla en Concón, donde tuviéramos lazos en una escuela que ya conocíamos y pudiéramos visitar con frecuencia para mayor monitoreo y control de su efectividad.

Un hito importante fue detectar qué es lo que queríamos, porque siempre quisimos serlo todo, ayudar a todos y mejorar el mundo. Lo relevante fue hacer foco, por lo tanto, la inclusión y la consciencia de la salud mental se transformaron en nuestra meta.

NUESTROS ENCUENTROS Y EMPRENDIMIENTOS

El pasado domingo 28 de Mayo, hicimos el evento de lanzamiento como fundación y presentamos nuestro proyecto de encuentros fluorescentes. Con cotillón, accesorios coloridos y mucha alegría, dimos el GO a nuestra línea de ropa acuática que diseñamos como emprendimiento y así recaudar fondos para la fundación.

El objetivo detrás de esta línea de ropa de agua (tela delgada especial que se pone sobre el traje de surf) es que sea un “Uso con sentido”, es decir, cada vez que alguien tenga puesta una de estas prendas fluorescentes, estará apoyando el real sentido de esta cruzada, que es hacer visible la consciencia de la salud mental por medio de colores vivos y encendidos. Este sello es nuestra imagen y es lo que queremos proyectar en los demás. Alegría pura.

PROYECTOS EN CAMINO 

Actualmente tenemos en agenda tres futuros campeonatos de surf en Chile donde nos han invitado a participar con presencia de marca, en cuanto a la confección de nuestros trajes, hemos recibido propuestas para hacerlos en la cárcel con reos y así poder linkearnos con la reinserción social. Un último proyecto, planificamos comenzar a armar un cuerpo multidisciplinario entre trabajadoras sociales, terapeutas ocupacionales, psicólogas y profesionales afines con el deporte, para capacitar a profesores de surf y escuelas completas entregándoles herramientas fundamentales para recibir a todo tipo de personas, la inclusión parte por estar informados y formados.

MIS DESEOS

Si tuviera que transmitir esta energía que tengo para emprender ideas todos los días, lo haría mencionando un consejo que me dio una vez un empresario, me dijo: Todas las ideas que tengas, ejecútalas. Muchas de las cosas que ya hay en el mercado a mi se me habían ocurrido antes, como tal vez a muchas personas, pero la diferencia está en quien las lleva a cabo. No es necesario ser experto en eso que se te ocurra hacer, para eso hay personas expertas en el área. Sólo hace falta generar lazos entre tú, tu idea y quien te va a colaborar. Luego gestiona los medios para lograrlo, finalmente tu trabajo es la gestión y las ganas de que esto ocurra”.

Como verán, yo soy Arquitecta (en camino), no soy surfista, no soy deportista, no tengo una escuela de surf, no soy educadora, PERO TODO lo que conseguí fue gracias a la gestión. La conformación de un equipo con personas de distintas disciplinas ayuda a que cada una desarrolle una labor distinta, nuestro equipo tiene una profesional del deporte desde la psicología, otra a cargo de la educación deportiva y distintos voluntarios que se van sumando a medida que necesitamos apoyos distintos. Un día llegué a la escuela soul surf de concón (quien nos proporciona el espacio para nuestros proyectos) les hablé de la idea y nos abrieron las puertas, así logramos contar con un espacio físico. Luego se confeccionó una presentación formal y se tocó puertas en grandes marcas. Así se logró todo. Para EJECUTAR una idea no es necesario tenerlo todo, porque SÓLO con tener la idea se tiene que buscar aliados y NUNCA parar de tocar puertas. ¡Las puertas siempre van a estar, sólo hay que tocarlas!

Finalmente, como tips nombraría que todo parte desde algo que nos sensibiliza, algo que nos toca la fibra (como siempre digo), eso que nos apasiona tiene nombre, y es el motor fundamental de la motivación para la ejecución de una idea. Otra cosa es que una idea no vale de nada si sólo se queda en eso, una simple idea. Para que sea grandiosa se tiene que ejecutar, una vez un profesor de emprendimiento me dijo: “Una persona que no sabe leer está en las mismas condiciones de quien no sabe leer”.

Bellas mujeres, levántense un día y decidan cambiar el mundo, que se puede. SÍ, SE PUEDE!.